Imprimir

VERSION IMPRESION

¿cómo actúa la heroína?

Hay diversas formas de administrarse la heroína, cada una caracterizándose por una mayor u menor rapidez de llegar al cerebro. El consumo por vía oral es el que menos efectos genera, o por lo menos los de menor intensidad, en tanto que su administración por vía intravenosa, es la más rápida y fuerte.

La heroína, conocida también como caballo, azúcar moreno, jaco o simplemente H, puede suministrarse a su vez por vía nasal, esnifándose; por vía respiratoria, al fumarse o aspirarse su humo, al quemarse en revés de un papel de aluminio, calentando a la sustancia al punto volverla líquida. También puede inyectarse por vía intramuscular, técnica poco frecuente, aunque circunstancialmente utilizada por los adictos, al no encontrar otro lugar en donde poder aplicar la inyección.

Los efectos son variados. La heroína es una doga depresora del sistema nervioso central, una de las más fuertes. Los efectos de los primeros consumos en un usuario poco tienen que ver con los que advienen luego de un uso frecuente de la droga. Con esto se generan dos cosas. Que los efectos se desciendan más rápido, y que el usuario consuma mayores dosis en busca de aquellos efectos primarios. Período fundamental en una futura o ya presente adicción.

Efectos secundarios de la heroína

Prosiguiendo con el párrafo anterior, podemos decir que en algunos casos, es posible que nunca logre reiterarse el estado alcanzado por la primera administración de la droga.

Son diferentes variables que pesan al momento de los riesgos que presenta la heroína; el síndrome de abstinencia es uno de los más duros, siendo casi imposible lograr tolerarlo por voluntad propia. Se recomienda, a su vez, que un individuo en pleno proceso de frenar el consumo de heroína, esté supervisado médicamente.

Consumodedrogas.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<