Imprimir

VERSION IMPRESION

Adicción a la heroína

La heroína es una droga que se, durante más de una década, fue la sustancias más comunidad y letal en las calles de Europa y Norteamérica. Su consumo se expandió rápidamente por los años setenta, ocasionando un fuerte impacto social, sobre todo en los barrios marginales de ambos continentes.

Existen diferentes formas de denominarla y de consumirla, los primeros dependiendo, claro está, del idioma, pero también de las diferentes zonas en donde se la negocie. En cuanto al consumo, si bien existen diferencias regionales, las variantes de consumo están bastante generalizadas, pudiéndose inyectar por vía intravenosa, intramuscular, esnifar, fumar o aspirar su humo. Por vía oral sus efectos son menores en comparación, en tanto el suministro por vía rectal quedó fuera de uso. 

Se la conoce como H, Brown Sugar (azúcar moreno), Horse (caballo), jaco, etc. Esta doga fue creada a fines del S XIX, y se utilizó para tratar la tuberculosis. En la década de 1930 salió de la lista de medicamentos utilizados por Bayer.

¿Cómo se genera la dependencia?

Desde un consumo frecuente de la heroína, amén de los abusivos que fuere, es posible que se genere la dependencia a la misma. La heroína es de las sustancias más fuertes en este plano, ya sea por la intensidad de los efectos, así como por las duras características del síndrome de abstinencia.

En comparación con otras sustancias depresoras del sistema nervioso central, la heroína y el síndrome de abstinencia que se presenta al frenar un consumo frecuente de la droga, es de los más intensos que existen. Es una droga que genera dependencia física. Sus efectos y los rasgos de la falta de los mismos cuando se deja de consumir, se manifiestan físicamente.  

Consumodedrogas.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<